— zoraya

Mi Masajista y yo

Hola lectores de TodoRelatos! Mi nombre es Soledad, tengo 19 años y soy de Argentina, soy morena, tengo un cuerpo de contextura normal, pero lo que mas me gusta de el son mis pechos, tengo una talla de corpiño 120 y no hay corpiños que me entren como corresponde por eso no los uso.

lo que les relatare es algo que me sucedio con un masajista, que me atendia en su consultorio cerquita de casa. El es un hombre de estatura media, unos cincuenta años, canoso y de aspecto muy cuidado, muy buen fisico.

Debido a que tengo muy buena delantera sufro dolores y contracturas en mi espalda y cuello, decidi ir al masajista a que me alivie el dolor con masajes porque fue la unica solucion que le encontre a mi inconveniente…entonces concrete un horario de atencion durante la semana, cuando llegue a su consutorio me dejo a solas para que me pueda sacar la parte de arriba de mi ropa, (remerita) y que me cubra con una toalla, cuando el llego, me invito a recostarme bocaabajo en su camilla y accedi, empezo a rociar un aceitito de bebe sobre mi espalda y a realizarme masajes suaves, yo disfrutaba de sus manos sobre mi cuello y mi espalda. pasados unos minutos me explico que me iba a aplicar unas compresas calientes en las zonas donde me dolia, y empece a sentirme caliente yo, sentia que mi conchita se iba mojando cada vez que el ponia sus manos calidas sobre mi espalda. Luego me pidio que gire sobre la camilla para quedar boca arriba, yo gire y me puse la toalla en los pechos para taparlos, me dijo que no era necesario porque tambien haria masajes en esa zona me quede helada al ver su cara de baboso mirando mis pezones, que en ese momento estaban erectos y muy sensibles… puso un poco de su aceite de bebe sobre mi canalillo y empezo a hacerme masajitos en la pancita, y fue subiendo hasta los pechos y la clavicula, yo estaba muy excitada pero trataba de disimularlo y parecer tranquila. despues me desabrochó el cinturon de mi jeans que llevaba puestos, y empezo a acariciarme con una mano la chochita, depiladita y muy mojadita por toda la excitacion de esa tarde, luego yo empece a acariciarle su pija por encima del pantalon que traia puesto, en eso se puso en la cabecera de la camilla y empece a chuparsela, se retorcia del placer mientras me rozaba tiernamente la espalda… luego acabo en mi boca, en la camilla… acabo un monton de lechita. Al ratito el me empezo a masturbar con la mirada lasciva, a los minutos vino mi gran orgasmo que termino dejandome agotada en la camilla pero feliz por la sesion de masajes de esa tarde.

porno mexico
morritas
porno amateur
porno casero
borrachas
tetonas
colegialas
culonas
incestos
lesbianas
gordibuenas
jovencitas
maduras
putas
mamadas
voyeurs
masturbaciones
pilladas
orgias

0 comments
Submit comment

You must be logged in to post a comment.

site by bcz